top of page
  • Foto del escritorManu Tiznado

Aludir a los sentimientos es el futuro de la música

Si estás comenzando una carrera musical, esto te deberá de interesar.

 

Las etiquetas que conocemos dejarán de tener sentido dentro de poco tiempo. Los humanos siempre hemos tendido a clasificar cualquier cosa para tener una idea más clara de lo que se trata. Esta acción es lo más normal dentro de nuestro comportamiento, sin embargo, la constante evolución nos ha llevado a realizar cambios sin que nos percatemos de ello.


Hablando exclusivamente de música, dichas etiquetas son los géneros que tanto conocemos y comprendemos…o bueno, eso creemos.


Seguramente si te pregunto por un artista o banda de un género en específico, me podrás dar una respuesta sin mayor conflicto, pero cuando se profundiza en el tema y nos percatamos que existen los subgéneros, surgirán las dudas con respecto a lo que considerábamos un estilo “definido”.


¿A qué me refiero con todo eso? Unos ejemplos muy simples:


Dr. Dre y Kanye West son representantes del hip hop, pero su estilo es distinto.



Lady Gaga y Michael Jackson son representantes del pop, pero su estilo es distinto.


Metallica y Slipknot son representantes del metal, pero su estilo es distinto.



Los géneros “madre” son solamente un recuerdo de algo que se nos enseñó en las últimas décadas, ya que la actualidad se basa totalmente en los subgéneros, sin embargo, esto eventualmente también quedará obsoleto.


¿Cómo? ¿Acaso me volví loco? Probablemente (pero te invito a que continúes leyendo, amigo mío).


Ante esta realidad, ¿Qué va a pasar entonces con las clasificaciones dentro de la música? Te sorprenderá saber que ya lo sabemos de manera inconsciente. e dejarás mentir que es sumamente frustrante cuando alguien pregunta sobre un artista y nos percatamos que sigue siendo complicado describirlo con precisión.


Los cientos de subgéneros y sus miles de combinaciones posibles no son suficientes para descifrar el estilo de un artista, es por eso por lo que siempre terminamos señalándolo como un género propio, dejándonos con todas las etiquetas por los suelos.


Ante esta realidad, ¿qué va a pasar entonces con las clasificaciones dentro de la música? Te sorprenderá saber que ya lo sabemos de manera inconsciente. El futuro de las etiquetas ya ha sido presentado por las plataformas de streaming y no nos hemos fijado en ello:


¿O ya te habías percatado que en el buscador de estas plataformas aparece la opción de “estados de ánimo”?



Los géneros son del pasado, los subgéneros es la actualidad y el futuro son los sentimientos. La música comenzará a clasificarse de acuerdo con la gran diversidad de emociones que quieran transmitir y puedo perfectamente asegurar que dicho cambio llegará en esta misma década.


Para profundizar sobre este tema acudiré a un secreto que ha existido durante cientos de años en todas las bellas artes y que realmente pocos artistas han logrado identificar dicha cuestión:


Toda expresión artística consta de tres etapas que, al concluir la última, se reinicia el ciclo.


Ahora, ¿en qué consiste cada etapa?:


Primera etapa.

La expresión artística en su forma más básica, donde se busca la sencillez y fácil interpretación, transmitiendo la idea de que cualquiera pueda comprenderlo en su totalidad.





Segunda etapa.

En respuesta a lo previamente presentado, este momento comienza a explotar la idea de manera más compleja, pero sin alejarse de lo que nuestra capacidad logra comprender, ya que sigue siendo claro para cualquiera que lo interprete.






Tercera etapa.

Es el punto más exagerado y rebuscado, aquí es cuando se ha llegado al punto máximo de la creatividad humana, lo cual imposibilita que dicha expresión artística pueda seguir y tenga que ser sustituida por una nueva idea, comenzando así un nuevo ciclo.







La clasificación actual de la música se encuentra en esa tercera etapa y solo basta con adentrarnos en internet para descubrir que existe una banda en Estados Unidos la cual hace música denominada Catholic Psychedelic Synth Folk (Folk Sintetizado Católico Psicodélico) en la actualidad. Oh si, así de rebuscado como suena, es una clasificación que realmente existe. Los subgéneros ya están en sus últimos años de existencia y todo aquél que quiera iniciar en el mundo de la música debe de saber que, si su proyecto personal lo sigue manejando así, se verá ante la necesidad de adaptarse ante el inminente cambio que está por llegar.


¿Por qué crees que los más grandes artistas no quieren que los etiqueten con un género cuando antes era un privilegio formar parte de un conglomerado tan amplio?



Es precisamente por esta cuestión, ya que con el tiempo se ha perdido el valor de cada uno de los géneros y se comenzará a dar mayor importancia a la música que sea catalogada aludiendo a las emociones básicas que transmiten.


Quiero dejar claro que esta es una hipótesis de su amigo pingüino, sin embargo, si comenzamos a notar eso pequeños detalles e identificamos los patrones de comportamiento históricos con respecto al arte, estoy seguro de que podrás compartir esta teoría.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page