top of page
  • Foto del escritorManu Tiznado

Íconos: Coldplay

Actualizado: 13 may 2020

La grandeza de una banda también se obtiene transmitiendo el amor por la vida.

 
"No le decimos a nadie el lado oscuro de las cosas. Hemos pasado por todas las rupturas, adicciones y todo eso. Pero tenemos una química que nadie más en el mundo tiene. Así que no nos metemos con ella". - Chris Martin

Hacer música positiva es todo un reto en la actualidad por el pequeño detalle que cada día surgen más y más artistas que quieren transmitir un sentimiento de alegría a sus fanáticos. Sin embargo, la realidad es que resultan ser tantas que han llegado a saturar el amplio catálogo disponible, por lo que cada vez resulta menos atractivo escuchar una canción donde la temática sea escuchar los diversos motivos por lo cual vale la pena ser feliz.


La gran mayoría de nosotros escuchamos música la cual nos permita decorar nuestra vida con la finalidad de inyectar el sentimiento que nos transmite a un momento en específico. Aunque es difícil de aceptar, la mayor parte de nuestras vidas las vivimos bajo un sentimiento de tristeza y evidencia de ello es el porqué buscamos solucionarlo auditivamente mediante largas playlists donde el objetivo es básicamente levantar el ánimo cuando la reproduzcamos.

Si bien, dicha situación es sumamente normal, suele ser frecuente que busquemos una felicidad forzada derivada de la música, debido a que buscamos encontrar algo en lo cual nos podamos identificar con el intérprete, pero fracasamos en silencio al darnos cuenta de que no compartimos alguna similitud y nos obligamos a querer encajar con lo que escuchamos para un breve momento de felicidad.


Duele aceptarlo, pero la gran mayoría de la música feliz carece de los aspectos más importantes de ella: la correlación y la identificación.


Es por eso por lo que los más grandes éxitos de la gran mayoría de las bandas suelen ser las canciones más tristes en su catálogo, ya que nos podemos identificar con ellas. Ahora mismo te debes de estar preguntando:


“Vale, ¿y qué tiene que ver Coldplay con todo esto?”

Amigo mío, te sorprendería saber que el gran éxito del grupo londinense conformado por Chris Martin, Jonny Buckland, Guy Berryman, Will Champion y Phil Harvey, radica en que han logrado realizar una de las propuestas más perfectamente cuidadas y estudiadas de los últimos años basada en el secreto detrás del verdadero sentimiento de la felicidad: la parte humana.


Coldplay es una de las bandas con mayor cantidad de seguidores en la actualidad y a lo largo de los años hemos podido ver cómo nacieron siendo una banda que realizaba música triste a convertirse en uno de los grupos que mayor felicidad transmiten a quien los escuche e, inconscientemente, hemos pensado en más de una ocasión que alguna canción de ellos nos hace sentir el verdadero amor a la vida misma pero desde un punto realista, en la cual vivimos momentos tristes, buscamos la motivación para salir adelante, conseguimos ser felices, volvemos a caer y se repite el ciclo.


¿En algún momento te has cuestionado qué es lo que realmente te hace feliz? Seguramente lo has hecho y es por ello por lo que puedo asegurar que el siguiente punto difícilmente me lo vas a negar:


No es fácil el camino para obtenerlo.


Parte de ese proceso necesitamos acompañarlo de música y un común entre una grandísima cantidad de personas es seleccionar a una de las bandas que mejor han logrado identificar tal necesidad:


Éste es el análisis de Chris Martin, Jonny Buckland, Guy Berryman, Will Champion y Phil Harvey, Coldplay.




 


Inicios.


Para esta sección se tomó como principal referencia el documental de la banda llamado A Head Full of Dreams de Mat Whitecross, disponible en Amazon Prime.


Para hablar de Coldplay es necesario hablar de cada uno de sus miembros de manera breve, por lo cual esta sección se dividirá en cinco secciones: una dedicada a Chris, otra a Johnny, Guy, Will y finalmente, una a cuando iniciaron su carrera musical juntos (no se preocupen, Phil es mencionado).



Chris Martin.


Chris nació el 2 de marzo de 1977 en la ciudad de Exeter, Devon, Inglaterra, en el seno de una familia con raíces inglesas (por parte de su padre) y zimbabuenses (por parte de su madre). Sus padres son Anthony John Martin, un contador público jubilado (aunque siempre deseó ser director de circo), y su madre, Alison Martin, una profesora de música y ambos tienen cinco hijos: Richard, Nicola, Alex, Rosie y, el mayor, Chris.


La educación en la vida de Chris fue complicada, esto debido a que creció en un entorno religioso el cual considera fue el principal motivo por el que tiene una baja autoestima. Dicha situación, tomó aire distinto cuando ingresó en la preparatoria Exeter Cathedral School, esto debido a que sería aquí donde encontraría su pasión por la música ya que formaría su primera banda de blues llamada,The Rocking Honkies donde tocaba el teclado, después de haber descubierto bandas como U2, Bob Dylan, The Police y A-Ha (siendo esta última la que mayor impacto tendría en él ya que crecería escuchando el álbum Hunting High and Low), dando comienzo a su incursión musical.


Esta época de su vida se vería marcada por su amistad con Phil Harvey, futuro mánager de Coldplay, quien se acercó a él después de haber visto que Chris era fuertemente rechazado y señalado por todos sus compañeros en la escuela. Su amistad crecería e inclusive ambos quisieron formar un par de bandas, pero Phil nunca se consideró lo suficientemente talentoso para formar parte de una, por lo que optó por apoyar a Chris en sus futuras bandas.



Chris continuó sus estudios en el University College London (UCL), donde se graduó con un título en Estudios del Mundo Antiguo y fue aquí donde de forma circunstancial, durante la semana de orientación del colegio en 1996, conoció a Jonny iniciando con una nueva amistad a raíz de su amor similar por la música.


Jonny Buckland.


Jonny nació el 11 de septiembre de 1977 en la ciudad de Islington, Londres, Inglaterra, y si bien se mantiene de manera privada el nombre de sus padres, se conoce que su hermano mayor, Tim (actual guitarrista de The Domino State), sería el principal responsable de haber influido en encaminar a Jonny hacia la música desde los once años ya que lo motivaría a tocar la guitarra tomando como inspiración bandas como The Stone Roses, Ride, George Harrison, U2, y, la banda favorita de Tim, My Bloody Valentine.


La educación de Jonny fue también promedio como la de Chris, solo con la diferencia que el vivió en la comunidad de Mold, Flintshie, Gales hasta sus estudios de preparatoria, ya que optaría por estudiar una carrera en Astronomía y Matemáticas en el University College London (UCL), donde conocería a Chris.



Guy Berryman.


Guy nació el 12 de abril de 1978 en la comunidad de Kirkcaldy, Fife, Escocia. Los nombres de sus padres también se mantienen de forma privada, sin embargo, se sabe que su papá es un respetable Ingeniero Civil. Del único miembro de su familia del cual se sabe su nombre es el de su hermano, Mark, pero además tiene una hermana mayor.


Cuando Guy tenía cinco años tendría su primer acercamiento a la música ya que descubriría una caja de casetes de su hermana el cual lo acercaría a conocer los géneros soul y funk. Cuando tenía doce años, su familia tuvo que mudarse a Kent, Inglaterra, y sería aquí donde comenzaría a tomar en serio la música funk y groove, escuchando artistas y bandas como James Brown, The Beatles, Kool, Kraftwerk, The Gang, Lyn Collins, Marceo Parker y The JBs. Su amor por esos géneros, así como su disgusto por realizar deporte, lo llevaría a querer aprender a incursionar en la música ya que formaría parte de la banda escolar de su preparatoria donde aprendería a tocar la trompeta y la batería. Esto lo motivaría a aprender tocar el bajo a los dieciséis años y a eventualmente formar su primera banda llamada Time Out, de la cual sería miembro hasta su separación debido a sus estudios universitarios.


Influido por su papá, Guy optó por estudiar una carrera en Ingeniería Civil en el University College London (UCL) y fue durante este tiempo donde conoció a Chris, Jonny y Will, sin embargo, dicha carrera le pareció sumamente compleja por lo que la abandonaría para así iniciar una carrera en Arquitectura (ahora en The Bartlett, escuela de la UCL dedicada a la Arquitectura), pero tampoco la terminaría con el objetivo de dedicarse de lleno a la música.



Will Champion.


Will nació el 31 de julio de 1978 en la comunidad de Southampton, Hampshire, Inglaterra. Sus padres son Timothy Champion, un profesor de arqueología y su madre, Sara Champion, de igual forma, arqueóloga. Gracias a ellos fue que Will tendría su iniciación hacia la música escuchando artistas como Tom Waits, Nick Cave y la música folclórica tradicional irlandesa, ya que sus padres lo consideraban esencial para extender su apreciación cultural.


El primer instrumento que aprendió a tocar fue el piano a los ocho años, pero demostró tener un amplio interés en crear música, por lo que pocos meses después aprendería a tocar el violín y a los doce comenzaría a aprender a tocar la guitarra y el bajo, lo cual lo llevaría a formar su primera banda durante adolescencia llamada Fat Hamster.


Will asistió a la Escuela Primaria de Portswood, a la escuela secundaria en el Cantell Maths and Computing College, y a la preparatoria en el Peter Symonds College antes de decantarse por estudiar la carrera de Antropología, como sus padres, en el University College London (UCL) donde conoció a sus futuros compañeros de banda.


Coldplay.


La historia de la banda comienza en septiembre de 1996, cuando los cuatro jóvenes fueron asignados a la misma residencia estudiantil en UCL llamada Ramsey Hall. Los primeros en conocerse fueron Chris y Jonny ya que compartieron el mismo piso de la residencia. Su amistad surgió cuando Chris se enteró que Jonny tocaba la guitarra y, de acuerdo con él, le hacía recordar al legendario Chuck Berry. De igual forma, Jonny quedó encantado ante el entusiasmo que Chris irradiaba con todos los habitantes de la residencia cuando les platicaba sobre el talento que tenía.


Ramsey Hall fue una residencia en 1996 donde la gran mayoría de sus habitantes eran jóvenes con un peculiar amor por la música sobre el resto de sus estudios, ya que el gran sueño en común era eventualmente formar una banda a la cual pertenecer, por lo que era habitual que organizaran diversas reuniones con la finalidad de juntarse a hacer música. Así fue como Guy conocería a Chris y Jonny, quien buscaría acercarse a la dupla que se hacía llamar Pectoralz, con la finalidad de poder unírseles, sin embargo, dicha situación fue complicada por unas cuantas semanas, ya que Chris no se llevaba bien con él, pero esto cambiaría cuando un día Guy tocaría el teclado frente al dúo y Chris se percataría que tenían gustos similares, por lo que aceptó su inclusión.


La nueva tercia comenzaría a identificar cuáles serían sus roles dentro de Pectoralz y con el tiempo darían un mayor enfoque a su trabajo en la música que en la misma escuela.


El sueño de los tres era formar una banda y al encontrarse en una, comenzaron a darse cuenta de que tendrían que trabajar en ella para poder cumplirlo.


Quien tomaría una de las decisiones más comprometedoras para su futuro sería Guy, quien dejaría su carrera de Arquitectura para enforcarse en su totalidad en la banda.

En el verano de 1997, después de estar meses buscando un estilo en el cual dirigirse, decidieron componer sus primeras canciones con la finalidad de grabar su primer EP. Si bien, consiguieron terminar su proyecto, se encontraron con la problemática de no contar con los suficientes recursos económicos para pagarlo. Dicha situación los detendría por unos cuantos días, ya que Phil, amigo de Chris durante la preparatoria, optaría por pagarlo después de enterarse de lo que estaba sucediendo. Fue así como conseguirían grabar su primer EP, el cual optarían por llamar Panic.



La emoción entre la tercia fue alta cuando esto sucedió: se lo mostraron a familiares, compañeros de la universidad y amigos cercanos, sin embargo, hubo uno que resaltaría que había una gran ausencia en el proyecto, ya que no contaba con una batería que lo acompañara: otro amigo de Chris, Will.


Chris respetaba muchísimo a Will ya que admiraba su facilidad para poder tocar múltiples instrumentos y de conocer tanta música, por lo que su opinión fue altamente considerada por él.


Will les recomendaría que se acercaran con un compañero que también residía en Ramsey Hall y que tenía una batería en su habitación, sin embargo, cuando fueron a buscarlo se dieron cuenta que había abandonado la universidad, pero había dejado la batería, por lo que Will optaría por sentarse en ella y comenzaría a divertirse tocando junto a la tercia. Es importante señalar que Will no sabía tocarla, por lo que en esa ocasión improvisó recordando diversos ritmos de canciones que le gustaban, pero fue tanta la emoción del grupo que le pedirían que fuera su baterista, lo cual le intimidó, pero aceptó.



Fue así como la banda se conformaría, pero quien tendría la iniciativa de dar el siguiente paso y comenzar a realizar presentaciones en vivo sería Will, quien contactó al promotor del pub Laurel Tree en Camden, con la idea de presentarse dentro de seis u ocho semanas, a lo cual accedió, sin embargo, les solicitarían se presentaran esa misma semana el 16 de enero de 1998. Ante tal situación, Will optó por aceptar la propuesta, pero se encontraría con la problemática que la nueva banda había dejado de utilizar el nombre de Pectoralz y el promotor requería de uno para promocionarlos, por lo que improvisó llamándola Starfish.


El primer show de la banda tuvo lugar en el segundo piso del pub. Esa primera presentación trajo consigo fuertes sentimientos de ansiedad y nerviosismo en la banda, ya que no sabrían si la gente del sitio los apoyaría, sin embargo, resultó ser un gran éxito ya que el concierto se agotó, principalmente por el apoyo que habían recibido por los amigos y compañeros que tenían de la universidad, lo cual les permitiría ganarse la confianza del promotor, quien les ofrecería una segunda fecha para febrero del mismo año y ellos la aceptarían, pero con una pequeña diferencia: cambiarían el nombre de la banda.



Tuvieron cerca del mes para pensar el nuevo nombre de la banda, sin embargo, no tenían éxito en conseguirlo. La idea les llegaría de manera circunstancial, ya que un amigo en común entre ellos tenía una banda que iba bajo el nombre de The Coldplay, pero optaron por descartarlo debido a la complejidad de pronunciarlo, lo cual les causaba gran molestia, sin embargo, a quienes les gustó el nombre desde un inicio fue a Chris y Jonny, quienes tomarían el nombre para rebautizar a la banda.



Durante el transcurso del 1998, The Coldplay comenzaría a generar ruido entre diversos promotores quienes buscaban firmarlos con diversos sellos discográficos y aunque lograron grabar un EP llamado Safety, todos ellos, de acuerdo con Chris, abusaron de ellos, ya que los contratos que les ofrecían resultaban perjudiciales para la banda. Ante tal frustración, Chris se lo comentaría a su mejor amigo Phil, quien optaría por tomar una decisión que cambiaría la historia de la banda, ya que dejaría su carrera universitaria para ser el mánager de The Coldplay con el fin de que nadie se aprovechara de sus amigos y, aunque desconocía cómo llevar a cabo tal tarea, se apoyaría de libros para saber qué realizar para impulsar la carrera de la agrupación.


El grupo cada vez llamaba la atención de una mayor cantidad de personas y fue en octubre de 1998 que tendrían el primer espectador que les daría un gran beneficio para su futuro. Mientras se presentaban en el pub Falcon de Camdem, el radiolocutor de BBC, Steve Lamacq, iría a escucharlos y quedaría encantados con su sonido, por lo que pocos días después se contactaría con ellos para realizarles una invitación al programa de sesión nocturna en Radio 1 de la BBC con la finalidad de que interpretaran un par de temas en vivo. Tal presentación ayudaría para que más gente comenzara a escucharlos.



Camden fue el epicentro del indie en los noventas y las revistas musicales NME y Melody Maker eran manuales semanales para las bandas aspirantes. Uno de los grandes sueños del grupo era salir en algún momento en ellas y fue así cuando NME los nombraría parte de una lista de veinte bandas quienes tenían que ser escuchadas en 1999. Esta situación marcaría la vida de cada uno de ellos profundamente.


“Habíamos tocado con algunas de las bandas mencionadas y cuando vimos nuestro nombre en la lista fue la sorpresa más sorprendente. La mejor pieza de prensa que hemos tenido”. – Will Champion

La banda se encontró lo suficientemente motivada y aceptaría un contrato con la disquera Parlophone quienes les ofrecieron grabar su tercer EP y su primera gira por el Reino Unido, lo cual entusiasmó rotundamente a todos y firmarían un 15 de abril de 1999. El EP sería grabado en apenas dos semanas e iría bajo el nombre de Brothers & Sisters y, dieciocho meses después de su primera presentación en vivo, recibirían su primer gran concierto ya que habían sido invitados a participar en el festival de música Glastonbury el 27 de junio de 1999, en la carpa destinada para bandas emergentes, donde compartieron escenario con Muse y David Gray.


Coldplay grabaría un cuarto EP más titulado The Blue Room que lanzarían el 11 de octubre de 1999, sin embargo, ya inquietaba la realización de su primer LP como banda, por lo que comenzarían a trabajar en él al poco tiempo.



 


Análisis conceptual de álbumes.


Con un total de ocho álbumes (aunque Viva La Vida or Death and All His Friends tenga dos versiones) y dos álbumes en vivo, a continuación, analizaré el concepto de cada uno de sus trabajos, abordando el contexto de cada proceso creativo para comprender el propósito de cada uno de los trabajos de Coldplay, sin embargo, me limitaré a solo detallar los álbumes de estudio. Espero su comprensión:


Parachutes (2000).


Producido por: Chris Allison, Coldplay, Ken Nelson


Un LP debut el cual les daría la oportunidad de que su nombre comenzara a escucharse alrededor del Reino Unido bajo el título de ser una de las más grandes promesas del futuro de la música.


La banda comenzó a trabajar en este proyecto a finales de 1999, después de producir y lanzar el EP The Blue Room con el productor británico Chris Allison, quien fue solicitado nuevamente por la banda para trabajar en su álbum debut, pero nació de forma simultánea con dicho EP, ya que grabarían un total de siete temas durante las sesiones de grabación en los estudios Orinoco en Londres, y cuatro canciones serían destinadas a este proyecto (las restantes salieron en el EP).


La banda se tomó un largo descanso para componer más temas para su álbum y unos meses más tarde, se juntarían con Allison en una sala de ensayos para finalmente comenzar la producción del proyecto, pero se encontraron con un problema ya que, de acuerdo con el productor, la banda no estaba a la altura para realizarlo, principalmente ocasionado por Will, quien simplemente no se encontraba en sintonía con el resto de sus compañeros debido a la delicada situación de salud por la que pasaba su mamá, sin embargo, esta lo mantendría en secreto para no interrumpir el proceso.


Tristemente, esto llevaría a que la banda despidiera a Will por unos cuantos días, pero ellos mismos le solicitarían que regresara ya que no encontraban el camino sin el y afortunadamente aceptó regresar, pero ahora contándoles el motivo por el cual no se encontraba en el mejor momento.


Ante esta situación, la banda optaría por dedicar este primer álbum a la madre de Will, quien fallecería en mayo del 2000, solo tres meses antes del lanzamiento del LP.



Conceptualmente, es un álbum que buscó ser un rock atmosférico, triste musicalmente, pero sostenido por la lírica esperanzadora.


El trabajo lírico de Chris aquí resulta ser cimiento de una interesantísima secuencia en toda la carrera de Coldplay basada en las diversas etapas para alcanzar la felicidad. Como cualquier inicio emotivo, este álbum comienza en un momento bajo y triste, en momentos nostálgicos por el amor de una persona en específico que no pudo crecer a más. Como declararía Chris:


“Pensamos que todo es terrible, no entendemos cuál es el punto de seguir, pero luego reflexionamos y nos damos cuenta de que no es tan terrible como pensabas, por lo que decides seguir adelante. La cosa es que recordemos que nuestras vidas son geniales.”

Musicalmente, este álbum hace un pequeño homenaje a los artistas y bandas que el grupo admiraban como Lou Reed, Radiohead y Keane. Si bien, Coldplay nunca ha destacado por una gran complejidad en su composición, aquí presentarían su característico estilo con elementos del rock alternativo, post-britpop, y pop rock donde utilizarían de manera atmosférica los sonidos de baja intensidad realizados por pequeños riffs de guitarra e inclusive silencios para realizar crescendos impulsados por ritmos de batería y bajo, para así conseguir resaltar la melodiosa voz de Chris.



A Rush of Blood to the Head (2002).


Producido por: Coldplay y Ken Nelson.


Bajo el deseo de querer alcanzar la perfección musical, este álbum provocó que la banda se exigiera al límite y comenzaría a llevar el sonido a niveles destacables en toda la historia de la música.


La banda comenzó a componer el álbum en Londres en septiembre de 2001, pero poco tiempo después se trasladarían a Liverpool, donde habían grabado algunas de las canciones de su anterior proyecto. Este proyecto nació gracias a la canción In My Place, ya que durante la gira promocional de Parachutes, se encontraron ante la duda de no saber si podrían continuar haciendo música y al grabarla se dieron cuenta que había sido solamente un pensamiento precipitado, además de que Phil, su mánager, se separaría de la banda tras la premiación de los Brit Awards 2001 debido al desgaste generado por el rol que desempañaba en la banda.


Durante las primeras sesiones de grabación en Liverpool, Chris y Jonny trabajaron solos los fines de semana para cada lunes juntarse con Guy y Will para compartir las ideas de canciones que habían desarrollado, pero eventualmente se incorporarían todos, incluido Phil, para trabajar en el proyecto de forma extenuante.


Este proyecto es considerado por todos sus miembros como la labor más obsesiva que han realizado en sus carreras, llegando a estar días completos en el estudio, e inclusive, Chris llegaría a pasar fines de semana completos por su cuenta para trabajar en los veinte temas que realizaron.


En junio de 2002, la banda había completado el álbum, pero les desagradó el trabajo de producción que se había realizado, por lo que solicitaron a la discográfica posponer su lanzamiento para agosto del mismo año para conseguir el resultado que esperaban y cuando regresaron al estudio comenzarían a descartar canciones las cuales consideraban similares al sonido de Parachutes.


Esta situación puso en momento crítico a la banda, ya que la presión aumentó considerablemente e inclusive su mánager, Phil, dejaría a la banda por segunda ocasión en este proceso debido a las constantes discusiones que surgieron. La ambición de conseguir la perfección por poco causó la separación de la banda en múltiples ocasiones, pero, afortunadamente, lograrían concluir el arduo proceso en la fecha establecida.



Conceptualmente, es un álbum donde Coldplay tomaría un interesante rumbo de crítica implícita hacia la sociedad, queriendo resaltar la actualidad del mundo y la urgencia que existe en realizar un cambio a nuestra forma de vida.


Líricamente, Chris encontraría el rumbo cuando compuso Politik, ya que reflejaba la urgencia e impulsividad hacia el cambio personal donde los temas sobre el amor, el inconformismo, y el actuar de las sociedades motivarían lo suficiente para llevar esta idea a todos sus fanáticos.


Creó historias ficticias donde podríamos conocer el inicio y el final de ellas para poder identificarnos.


Musicalmente, este proyecto tomaría un rumbo hacia el conocido como “música de estadio” que tiene como objetivo crear grandes melodías las cuales eran impulsadas por una estruendosa guitarra de Jonny y, por primera vez, el piano de Chris. Homenajeando artistas como Johnny Cash y bandas como U2, este álbum buscó un sonido más envolvente, donde incorporarían una mayor gama de instrumentos e inclusive acudirían a una pequeña orquesta para ampliar los recursos disponibles.


X&Y (2005).


Producido por: Coldplay, Ken Nelson y Danton Supple.


Este ha sido el álbum más difícil para la banda, no tanto por la complejidad de él, si no debido a la delicada relación que existía entre todos sus miembros que todavía no terminaba de sanar.


Coldplay comenzó a componer este álbum en enero de 2004 y se anunció los primeros detalles en marzo de este, donde el principal punto que marcaría este proceso es que la banda optaría por mantenerse fuera del ojo público durante todo el año debido a que consideraban necesario alejarse de los medios por las consecuencias del proceso final de su álbum anterior, el cual sería expuesto de manera descontrolada. Para que podamos darnos una idea del daño que los medios habían generado en la banda, una de las noticias que más causó ruido entre sus miembros fue que se señaló a Chris como el principal beneficiado de las ganancias económicas de la banda, cuando ninguno de los cuatro sabía tal cuestión.


Con todas las posibilidades en contra, Coldplay comenzó a trabajar junto al productor Ken Nelson en la ciudad de Chicago y tal como habían adelantado, trabajaron en este álbum durante todo el año.


El proceso de este álbum fue complicado de sobrellevar, ya que la ausencia de Phil complicó el enfoque conceptual de lo que querían conseguir en este nuevo proyecto llegando a hacer múltiples sesiones donde se escribieron más de sesenta canciones, de las cuales se descartaron más de cincuenta debido a que las consideraban planas y sin pasión, o que simplemente solo funcionaban para el álbum y no para las presentaciones en directo.


También otro de los puntos que influirían en el proceso sería que su discográfica no les había solicitado su álbum en su lapso determinado durante gran parte del año, lo cual propiciaría que la banda se tomara todo el tiempo necesario para solucionar sus problemas internos. Al haber conseguido la estabilidad del grupo, Parlaphone les darían una fecha límite en enero del 2005.


Ante tal situación, Coldplay comenzaría a trabajar de una forma más dura ya que, de acuerdo con Jonny:


“Íbamos retrocediendo en el sonido con respecto a nuestros proyectos pasados”

Por lo que buscarían incorporar al productor Danton Supple, que mezcló la mayor parte de A Rush of Blood to the Head, para supervisar este nuevo proyecto lo cual ayudaría para encontrar la dirección que buscaban. Fue tan esencial la incorporación de Supple que la banda solicitó a su disquera retrasar el lanzamiento del álbum para junio del 2005 debido a que sus expectativas y ambiciones habían apenas explotado, por lo que necesitaban dedicar más tiempo, el cual se les dio.


Al concluir este álbum, la banda sintió por primera vez en su historia que podía hacer sus propias canciones sin tener que atender los pensamientos o expectativas que se formaban alrededor de ellos.



Conceptualmente, este álbum reflejó el estado por el que la banda pasaba, donde la sensación de una evidente ruptura los hizo querer dejar de lado los problemas para comenzar una nueva etapa donde el perdón sería clave.


Líricamente, este álbum fue complicado para Chris, ya que comenzaría a cambiar su estilo de composición debido a que a la banda comenzó a disgustarle las letras enfocadas en sí mismo, por lo que optaría por escribir canciones en segunda persona lo cual entusiasmó a todos. Los temas que tocaría en este álbum van directamente relacionados a la aceptación del daño que se provocó en la banda, además de exponer una visión cuestionadora y filosófica sobre la sociedad.


Musicalmente, este proyecto sería distinguido por haber sido el primer trabajo donde la banda recurriría a elementos digitales en su composición. Influidos por David Bowie, Kraftwerk y Brian Eno, comenzaron a utilizar electrónicas pesadas, con el uso extensivo de sintetizadores. Las características musicales que contribuyen a la multicapa y grandiosidad del álbum incluyen tempos rápidos, patrones dinámicos de batería, riffs de guitarra distorsionados y líneas de bajo impulsivas.



Viva La Vida or Death and All His Friends (2008).


Producido por: Jon Hopkins, Rik Simpson, Markus Dravs, y Brian Eno.


El álbum más ambicioso en cuanto la experimentación de la banda y, a la vez, uno de los conceptos mejor trabajados, donde llenos de un sentimiento de positivismo real, les otorgaría una nueva faceta en su carrera.


Muchos seguidores señalan este álbum como el parteaguas de Coldplay (e inclusive Chris así lo identifica) y si, en efecto tienen razón, ya que sería el resultado de uno de los primeros trabajos en sus carreras en que realmente disfrutarían del proceso.


La historia de este álbum comenzó en octubre de 2006, dos semanas después de que Guy diera la bienvenida a su primera hija, ya que comenzaron a circular informes que indicaban que la banda se estaba tomando un descanso de cinco años, sin embargo, esto solamente sería un rumor ya que la banda comenzaría a componer este proyecto en noviembre del mismo año.


La breve gira que tendrían en el 2017 por Latinoamérica influiría en demasía el rumbo creativo de este álbum, ya que la banda encontraría cierta magia en las diversas culturas de habla hispana las cuales buscarían reflejar de alguna forma en el próximo proyecto y, una vez concluida la gira, regresarían a Londres con el objetivo de poder levantar su propio estudio de grabación el cual llamarían The Bakery.


Durante este tiempo, la banda buscaría adoptar una ética de trabajo similar a la utilizada por el mítico artista, compositor y productor inglés, Brian Eno, que había conseguido que artistas y bandas como Bowie, Byrne, U2 y Talking Heads, pudieran renovar su estilo de forma exitosa en el pasado.


Lo que no se esperarían es que su discográfica hizo posible que Eno se sumara a este proyecto con la finalidad de regresarles el amor por divertirse mientras componían.


Una de las primeras decisiones que tomó Eno fue separar a Chris de la banda por unas semanas, ya que estaba pasando por un momento donde la presión de los medios y la carga de trabajo le habían provocado un severo bloqueo creativo, lo cual afectaba en tempranas etapas de composición a la banda. Fue así como, durante la ausencia de Chris, Eno comenzaría a trabajar de cerca con cada uno de los tres miembros restantes mediante ejercicios de experimentación musical que fomentaba la creatividad en la utilización de diversos instrumentos, objetos y sitios para conseguir diversos sonidos tomando en cuenta la idea conceptual que habían adquirido meses antes durante su gira.


Cuando Chris regresó a la banda, Eno se encargaría de encaminarlo creativamente al igual que el resto de sus amigos, bajo la idea de crear un álbum que cada uno de los temas sonara distinto. Fue así como la banda comenzaría a emprender un viaje compositivo ambicioso, donde integrarían a su sonido el uso de diversos instrumentos como acordeones y violines eléctricos, así como un notable cambio en la vocalización de Chris.


Este proyecto resultó ser tan sanador para la banda que inclusive le pidieron a su antiguo mánager, Phil, que regresara a la banda en esta nueva etapa, a lo cual accedió con gran gusto.


Sin un límite de tiempo estipulado, la banda pudo trabajar en este álbum durante dos años, para finalmente presentarlo un 12 de junio de 2008.



Conceptualmente, este álbum presentaría una premisa la cual continuaría para el resto de la carrera de Coldplay: música que te evoque a la creatividad de imaginar escenarios específicos para así transmitir el sentimiento de amor a la vida.


Líricamente, Chris se inspiraría en diversos libros, pero el que ha destacado como la principal fuente de ella fue el clásico de la literatura de Victor Hugo, Les Miserables, el cual le transmitiría los conceptos de amor, libertad, humanidad, oposición a la guerra, política y deseo, que finalmente se verían reflejados en cada una de las canciones, aunque, sin lugar a duda, el principal tema que se desarrollaría sería la revolución de ideología.


Musicalmente, resultó en el punto más atractivo y arriesgado que tomó la banda, ya que se alejarían de su antiguo sonido para comenzar a presentarnos uno nuevo basado en elementos de dream pop, art pop y alternative rock. Este proyecto contrastó totalmente con sus álbumes anteriores ya que incorporarían diversos sonidos que van desde una orquesta, pasando por música tribal, blues y terminando con afropop.


La banda confío en su totalidad en Eno y el les regresó uno de los factores que más rápido iban olvidando: la diversión detrás la música.



Mylo Xyloto (2011).


Producido por: Markus Dravs, Daniel Green y Rik Simpson


El primer álbum conceptual de la banda es, sin lugar a duda, uno de los mejores exponentes en la música sobre cómo componer teniendo una historia con la que todos nos podamos relacionar (y no es broma, realmente todos nos podemos identificar con él).

La historia de este álbum comenzó con una malinterpretada declaración en noviembre de 2008 de Chris para All Headline News, donde declaró:


"No creo que las bandas deban seguir pasando de los 33 años".

Lo cual hizo suponer que la banda se encontraba en sus últimos años de existencia, sin embargo, un mes después, el mismo Chris se encargaría de desarrollar su punto de vista donde exponía que las bandas a partir de esa edad deberían de comenzar a componer música como si fuera la última vez que lo llegaran a hacer, tomando riesgos cada vez más altos. Lo cual calmó un poco a sus fanáticos, pero no del todo.


Desde meses antes a su inicio de composición en noviembre de 2008, Coldplay ya había definido el rumbo que tomarían en su próximo proyecto donde buscarían que resultara ser más íntimo y correlacional con sus fanáticos a través de un sonido más acústico.


A pesar de apenas haber levantado un estudio para ellos un par de años atrás, para este proyecto se utilizó un nuevo estudio, cercano al original, llamado The Beehive, mientras que en The Bakery se grabaron solo algunas grabaciones. El principal motivo de esta decisión fue por dos factores: la reverberación que se generaba en el lugar y el sentimiento positivo que les generó a todos al ser un sitio lleno de iluminación natural, lo cual impactaría fuertemente en el concepto del álbum.


La banda se encontró sumamente inspirada para este proyecto, ya que inclusive se declaró que intentaron hacer dos discos: un álbum acústico, que empezó a ser grabado primero, junto con uno eléctrico.


Sin embargo, se percataron que era necesario descartar dicha idea con la finalidad de poder explotar lo mejor de ambas partes, ya que había canciones que sonaban mejor con el estilo contrario de donde las estaban originalmente destinando (como fue el caso de la canción de Charlie Brown, donde originalmente sería acústica y con acordeones, pero Guy mostraría su inconformidad argumentando que era mejor con el sonido eléctrico, lo cual todos coincidieron).


El proceso de composición, grabación, producción y masterización fue extenso, ya que la banda tardaría cerca de tres años trabajando en este proyecto, lo cual les permitió adentrarse en un sonido más rebuscado de lo que originalmente tenían contemplado.



Conceptualmente, es el álbum más concreto que ha realizado la agrupación ya que cuenta la historia de una pareja que se conoce a través de una banda y se enamoran, mientras tienen que enfrentar el ambiente urbano, opresivo y distópico en el que habitan.


Líricamente, Chris proyectaría la visualización del álbum tomando como referencia a la compleja vida en las grandes urbes del mundo. Tomando como inspiración diversos grafftis de los años setenta en Estados Unidos, el movimiento de la rosa blanca en Múnich, así como la serie de TV de HBO, The Wire, este proyecto habla sobre las distintas etapas por la que debe pasar una pareja para finalmente estar juntos de manera realista, donde se exponen las complejidades externas de la sociedad y como esto afecta de manera personal a cada uno de nosotros en el rumbo de nuestras vidas.


Musicalmente, este álbum sería señalado por la crítica y fanáticos, ya que se alejarían nuevamente de lo previamente presentando, pero ahora apostando fuertemente por la incorporación a su sonido alternative rock, elementos electrónicos propios de los géneros EDM, R&B y pop. Si bien existen opiniones particulares sobre si fue bueno o no este cambio, no podemos desmeritar la valentía que tomó el grupo al encaminar una renovación hacia este rumbo, ya que pocas bandas han logrado concebir proyectos que puedan etiquetarse bajo el género de electro rock.



Ghost Stories (2014).


Producido por: Paul Epworth, Daniel Green y Rik Simpson


Este álbum fue complicado de realizar, ya que es el proyecto más personal de Chris y fue realizado en uno de los momentos más críticos de su vida.


Para entender este proyecto es necesario recurrir a conocer un poco sobre la vida privada de Chris:


Chris y la actriz estadounidense Gwyneth Paltrow , se casaron el 5 de diciembre de 2003. Juntos tuvieron dos hijos: Apple, que nació en mayo de 2004 y Moses, que nació en abril de 2006.


Muchas de las canciones en los primeros álbumes de Coldplay ejemplificaban el amor que Chris tiene por cada de uno ellos, pero tristemente su relación con Gwyneth terminaría diez años después, en marzo de 2014, debido a un “desacoplamiento consciente”. Dicha situación afectó profundamente a Chris, quien dejó de encontrar una motivación clara para seguir adelante ya que había quebrado lo que más amaba en su vida.


Ante esto, sus compañeros de grupo, acompañados por Phil, optaron por detener a Coldplay con la finalidad de apoyar a su amigo en esta complicada etapa.


Quienes jugarían un papel clave para que Chris pudiera levantar la cara y salir de ese malestar fueron Jonny y Phil, quienes le recomendaron comenzara a escribir lo que sentía, lo cual en un principio rechazaría, pero eventualmente aceptaría.


Teniendo ese contexto claro, retomamos la concepción de este álbum.


La concepción creativa comenzó en la casa de Guy en Londres a inicios de 2013, donde se instaló un pequeño estudio donde todo el mundo se reunía para improvisar y probar nueva música esto debido a que era el único lugar donde Chris se sentía completamente seguro ante los múltiples acosos que recibió de parte de los medios.


La banda adoptó un enfoque diferente para el álbum en contraste con sus anteriores proyectos ya que, a petición de Chris, incitó a la banda a contribuir con material de composición original, en lugar de construir canciones a partir de sus ideas esto debido a que no lograba concretar ideas por su estado mental. Esta situación fue recibida con gran entusiasmo por todo el grupo, e inclusive Chris llegó a declarar:


“Me han dado ese regalo del universo, o de Dios o lo que quieras creer (…) estaba tan agradecido. Me hizo tan feliz y eso fue una especie de muestra de todo el álbum”.

Esta decisión implicaría que cada uno de los miembros de la banda pudieran identificarse con cada uno de los temas ya que, por primera vez, habían colaborado todos en cada uno de ellos, lo cual ayudaría que el proceso de producción y masterización (los cuales ya fueron llevados a cabo en The Bakery y The Beehive) se permitieran ser más breves con respecto a sus antiguos proyectos, llegando a solo requerir menos de un año para finalmente concluirlo.



Conceptualmente, es una introspección y crítica personal, donde se buscó causar la reflexión en cada uno de sus oyentes con el objetivo de cuestionarse qué tanto del pasado estaban permitiendo que los afectara en su presente y, por ende, a su futuro.


Líricamente, es un bellísimo trabajo el que realizó Chris ya que, inspirado por su complicada situación, en este álbum desarrollaría un despido a su exesposa a través de la aceptación de la situación. No buscó historias que crear, aquí solamente es Chris hablando de la forma más sincera y honesta posible. Como declararía el mismo:


" Representa un viaje de aprendizaje sobre el Amor Incondicional".

Musicalmente, es un álbum espiritual que gira en torno un sonido minimalista de EDM y synth-pop, con su distintivo sello. Se podría simplificar como el álbum que mezcló Parachutes con Mylo Xyloto, ya que presentó la calidez del primer proyecto de la banda a través de los instrumentos y medios de su último trabajo.



A Head Full of Dreams (2015).


Producido: Rik Simpson y Stargate.


Con un contraste absoluto con respecto a su anterior trabajo, este álbum representa el mayor de punto de felicidad de la banda, donde buscan transmitir el gusto por cumplir los sueños de cada uno de nosotros.


Coldplay comenzó a componer este álbum a finales de 2014 después de una muy breve e íntima gira de apenas nueves fechas promocionando su pasado proyecto.


Evidentemente, la banda se encontró en un momento donde se replantearon el camino que tomarían ya que no buscarían repetir el mismo concepto. Fue por ello por lo que comenzarían a buscar inspiración sobre aspectos que les hicieron recordar los inicios de la banda, donde todo apenas comenzaba y se trataba de solo un sueño.


Motivados por el orgullo y la felicidad de haber alcanzado el gran éxito con el que soñaron unos jóvenes universitarios en Londres, fue que nació la inspiración suficiente para realizar un álbum dedicado a la vida misma.


Este álbum se produjo en The Bakery en Londres, pero por primera vez, también sería trabajado en Estados Unidos debido a que Chris había cambiado de residencia para estar más cerca de sus hijos. El proceso fue realmente rápido, ya que la banda continuó trabajando bajo el esquema de Ghost Stories, donde todos componían distintas melodías que eventualmente eran compartidas y se desarrollaban, es por eso por lo que solamente les bastaría medio año para completar este nuevo proyecto.



Conceptualmente, este álbum fue señalado por Jonny como "el amanecer después de la noche", ya que aquí se desarrollaría desde una perspectiva realista, el porqué vale la pena vivir y el motivo detrás de la felicidad de cada uno de nosotros independientemente de donde provenga.


Chris, para la lírica del álbum, se vio inspirado por diversas culturas alrededor del mundo donde buscó responder a la pregunta: “¿Con que fin vivimos?”, donde se percató que todos, independientemente de la ideología política, creencia religiosa, raza o cualquier otro aspecto, todos compartimos la similitud de querer perseguir nuestros sueños a lo largo de nuestras vidas y si no los conseguimos, comprometerá profundamente nuestra felicidad. Cabe señalar que una de sus mayores referencias para esta reflexión, fueron sus mismos padres, ya que ha señalado que ellos nunca pudieron cumplir sus sueños: su padre quería ser director de circo y su madre quería ser artista, sin embargo, tuvieron que conformarse con ser contador y maestra, respectivamente.


Musicalmente, este álbum se caracterizó por la extensa lista de colaboradores quienes formaban parte de un gran deseo que tenía la banda de, en algún momento, colaborar con ellas. Entre las personas que formaron parte de este proyecto fueron Avicii, Beyoncé, Barack Obama, Merry Clayton, Tove Lo, Noel Gallagher, además de haber formado el peculiar coro infantil del que formaron parte los hijos de Chris, Jonny, Guy, Will y Phil.


Este álbum regresó a Coldplay a un sonido menos electrónico, pero sin olvidarse completamente de él.


Trabajaron en un álbum que evoca a la visualización ficticia de colores mientras se es escuchado, esto mediante la incorporación de elementos propios del alternative rock con detalles ambientales y experimentales, para conseguir un sonido similar al conseguido con A Rush of Blood to the Head, pero con la diferencia notable que aquí la protesta se transformaría en un constante himno a la alegría.



Everyday Life (2019).


Producido por: Rik Simpson, Dan Green, Bill Rahko, Davide Rossi y Emily Lazar.


El último álbum de la banda daría la impresión de que regresaron a su clásico sonido (aunque bueno, con sus respectivas mejoras) y, aunque resulta sorprendente, la realidad es que representa el punto de maduración de la banda, donde han encontrado cierta paz interna.


Después del anterior proyecto comenzaron a surgir rumores sobre el termino de la banda, ya que la duda sobre el porvenir de Coldplay era incierta. Habían realizado un álbum que había alcanzado el punto máximo de éxito de la banda e inclusive, la gran gira promocional que se llevó a cabo fue tan ambiciosa que hizo pensar a más de uno que se trataba de la gran despedida triunfal de la banda británica.


Definitivamente, el punto que mayor ruido generó entre sus fanáticos era que, por primera vez en la historia de la banda, existió un verdadero descanso de casi tres años, lo cual era sumamente necesario para revitalizar a todos.


La primera vez que conocimos de este proyecto fue hasta octubre de 2019, donde la banda publicó carteles en blanco y negro con la banda bromeando con el álbum y la fecha del 22 de noviembre de 1919 en varias ciudades del mundo, entre ellas São Paulo, Berlín, Hong Kong y Sídney, lo cual confundió, pero a la vez emocionó a los fanáticos de la banda. Unos días después, mandarían a través de un correo electrónico a sus seguidores el siguiente mensaje:


“Queridos amigos / mi mecanografía no es muy buena lo siento / yo y nosotros esperamos que donde quiera que estés te encuentres bien / durante los últimos 100 años o más hemos estado trabajando en algo llamado Everyday Life / en los clasificados podrías escribir "doble álbum a la venta", un dueño muy cuidadoso' / una mitad se llama 'amanecer', la otra 'atardecer' / sale el 22 de noviembre / es más o menos como nos sentimos sobre las cosas / te enviamos mucho amor desde la hibernación /سلام و حب / chris, jonny, guy y Will Champion, esq.”

Poco se supo de este proceso hasta tiempo después del lanzamiento donde se daría a conocer que álbum se había grabado en dos etapas distintas: de 2007 a 2008, al mismo tiempo de Viva La Vida, y de 2018 a 2019. Por primera vez en su historia, la banda no sintió una presión en específico durante el desarrollo del álbum, por lo que se permitieron trabajar en un concepto bastante peculiar donde la historia de la música se veía involucrada.



Conceptualmente, sería un homenaje a la cultura del medio oriente, donde se busca magnificar el concepto de la humanidad y la importancia del valor de la libertad, así como la empatía, con el objetivo de obtener eventualmente paz interior.


Inspirado notablemente por el poema Bani Adam, la banda personificando a la Original Dixieland Jazz Band - a menudo citada como la primera banda de jazz –, Chris se enfocaría en un álbum totalmente destinado a la introspección. El tema a lo largo del proyecto fue resaltar la realidad de la vida: donde hay días buenos como malos, que existe la negatividad, pero no debemos dejar que sobrepase la positividad. Si bien, resulta en un tema que podría resultar idealista para una gran cantidad de personas, el objetivo de la banda en este doble álbum (los cuales señalaron como “amanecer” y “atardecer”) es simple y sencillamente compartir sus puntos de vistas sobre porque la vida es maravillosa, aunque los señalen como “locos” por así considerarla.


Musicalmente, este álbum presentaría el estilo más peculiar que ha presentado la banda, ya que la experimentación aquí es bastante. Definitivamente, no se puede explicar con solo palabras, una gran parte del álbum busca evocar a los sentimientos de una manera positiva con la finalidad de que, al terminar de escucharlo, terminemos con un suspiro alentador ante la vida.




 


Datos curiosos.


  • Mientras sus compañeros de banda aun continuaban con sus estudios, Guy trabajó como barman en un pub local.

  • La canción Amazing Day del álbum A Head Full of Dreams no es precisamente del agrado de Chris, inclusive no estaba seguro de que llegara al álbum, pero optó por aceptarlo porque el resto del grupo la quería incluir.

  • La banda vivió por un tiempo en el mismo departamento ubicado en Camdem Road #268 y era aquí donde la banda también componía canciones y realizaba sus ensayos.

  • Beyoncé grabó sus líneas para la canción Hymn for the Weekend en la casa de Chris en California, en la habitación de su hijo Moses.



  • The Scientist fue compuesta por Chris en un solo fin de semana y la tenía prácticamente terminada cuando la presentó a la banda, ya que solamente se necesitó grabarla una vez.

  • Noel Gallagher colaboró en la canción Up & Up del álbum A Head Full of Dreams sin compartir el punto de vista conceptual del álbum.

  • Para todo el grupo el líder de la banda es Phil Harvey, ya que el ha sido el principal responsable de cuidar de ellos desde sus inicios.



  • La canción Square One hace homenaje al tema principal de la película de ciencia ficción de Stanley Kubrick de 1968, 2001: A Space Odyssey.

  • Brian Eno sugirió que un hipnotizador fuera al estudio durante la creación de Viva la Vida. Tiempo después, la banda aceptaría que hubo un par de canciones que nacieron bajo el efecto hipnótico.

  • La canción favorita de Chris que ha compuesto a lo largo de su carrera es Glass Of Water.

  • ¿Recuerdas los rumores que surgieron señalando a Chris como el mayor beneficiado de la banda que por poco terminaría con Coldplay? Dicha situación fue solucionada cuando se comprobó que la banda opera de manera democrática. Ningún miembro gana más que los otros. Todos los beneficios y ganancias se reparten por igual entre los miembros.



 


Impacto en la música.


Hablar del impacto que ha generado Coldplay en la actualidad musical resulta sumamente interesante. Es cierto que su mayor impacto lo ha generado en Europa Latinoamérica y, peculiarmente, Medio Oriente, pero un gran número de artistas como Ed Sheeran, Shawn Mendes y Twenty One Pilots han declarado que han sido fuertemente influidos por la banda británica. A todo esto, ¿a qué se debió el éxito de Coldplay y cuáles han sido sus méritos a lo largo de su carrera?


Nunca buscaron convertirse en una banda comercial.


Aunque resulte confuso, te invito a que hagas memoria brevemente: ¿Recuerdas algún tipo de promoción o mercadeo donde la banda haya sido involucrada fuera de su música? Si tu respuesta fue un sí, amigo, seguramente estás confundiéndote de agrupación, ya que Coldplay ha mantenido la misma ideología desde sus inicios en 1996 hasta la actualidad, donde no buscan sobresalir de forma personal. Inclusive, ellos mismos se jactan de que el verdadero éxito de la banda recae en que nunca permitieron que, alguien externo a ellos, se involucrara en cualquier aspecto (hasta ellos mismos diseñan su mercancía oficial).


Evidentemente, Chris ha sido el integrante más señalado del grupo al ser el cantante y principal compositor de la banda, pero inclusive el mismo, al igual que sus compañeros, consideran a Phil Knight como el miembro más importante de la banda. Coldplay ha sido una banda que en todo momento buscó que sus fanáticos los percibieran como personas comunes que solo compartían su trabajo.



Lograron ser fanáticos de sus seguidores.


Aunque este aspecto estuvo prácticamente presente desde su primera presentación en vivo, resulta en algo sumamente conmovedor y clave para su éxito. Coldplay inició con una pequeña cantidad de fanáticos los cuales siempre agradecieron que les hayan dado la oportunidad de escucharlos, lo que fomentó que a largo plazo esto se multiplicara alrededor del mundo.


Una de las más curiosas anécdotas de la banda con respecto a esto fue durante la primera gira que realizaron en Estados Unidos durante el 2001 para promocionar su álbum debut Parachutes, que fue complicada de sobrellevar debido a que eran realmente pocas las personas que asistían a sus presentaciones e inclusive llegaban a detener conciertos debido a que les lanzaban diversos artículos al escenario, a lo que Chris solía preguntar si alguien de la audiencia había comprado su álbum y, si solamente era una la persona que levantaba la mano, optaban por dedicarle el resto del espectáculo a ese seguidor.


Coldplay cuida a sus fanáticos como pocas bandas lo han hecho en la historia de la música, ellos realmente han sabido encontrar esa relación con cada uno de ellos y, desde pequeños detalles como el aprender un poco de español con tal de ofrecer un espectáculo para que sus seguidores puedan comprender lo que dicen en directo, así como realizar covers conmemorando bandas fuera del habla inglesa, solo nos demuestran que el amor que sienten por sus fanáticos es auténtico.



Han sabido transmitir un positivismo real.


Me atrevo a afirmar que este ha sido uno de los puntos menos señalados de la banda y que resulta ser clave de su trascendencia.


Tal como inicié este análisis, en la actualidad existen miles de artistas que buscan realizar música feliz pero que carecen del factor de la realidad con cada uno de sus oyentes. No todos tenemos la oportunidad de poseer grandes cantidades de dinero. No todos podemos enaltecer diversos lujos que se adquieren. No todos tenemos una maravillosa historia de amor que contar.


Coldplay ha sido una de las pocas bandas que ha querido transmitir un concepto de música feliz realista, enalteciendo la idea de que “está bien sentirse mal ya que todos tenemos días malos” para recordarnos que eventualmente llegarán mejores momentos, por lo que no perdamos la positividad antes los infortunios que la vida nos pone de frente.


¿Acaso es necesario un mensaje más fuerte que transmitir? No lo creo.




 


Impacto en la cultura popular.


Además de ser una de las bandas más laureadas del actual milenio (más adelante detallaré la larga lista de premios que han ganado), Coldplay ha sido uno de los ejemplos en cuanto activismo social se refiere, ya que desde los inicios de sus carreras han establecido que buscan poder ayudar a las personas que más lo necesiten por lo que han establecido que, de todas las ganancias que obtienen, siempre han destinado un 10% a obras de caridad e inclusive han pedido que cualquier regalo destinado a ellos sea donado.

Además de eso, a lo largo de su carrera han mostrado su apoyo a diversas causas:


  • 2003. La banda formaría parte de un espectáculo del Teenage Cancer Trust en el Royal Albert Hall de Londres el 24 de marzo de 2003, donde se pronunciarían en contra de la invasión de Irak por los EE.UU, en dicho año, causando que los asistentes cantaran en contra de la guerra, generando ruido a lo largo del Reino Unido.

  • 2004. Inconformes con la situación política que existía en EE.UU y el cómo repercutía en todo el mundo, apoyarían públicamente a los candidatos presidenciales demócratas John Kerry y Barack Obama en 2004 y 2008 respectivamente, quienes compartían una ideología de evitar más guerras.

  • 2009. En junio, Coldplay comenzó a apoyar la campaña alimenticia Meat Free Monday, iniciada por Paul McCartney que intenta ayudar a frenar el cambio climático teniendo al menos un día libre de carne a la semana. Además, entre el 17 y el 31 de diciembre del mismo año, subastarían una cantidad importante de recuerdos de la banda, incluyendo sus primeras guitarras, con el objetivo de donar lo obtenido a Kids Company, una organización benéfica que ayuda a los niños y jóvenes vulnerables de Londres.

  • 2010. Coldplay presentó una versión ligeramente modificada de One Message titulada One Message 2010, en el telemaratón especial Hope For Haiti Now, en el que se recaudó dinero para las víctimas del terremoto de Haití de ese año.



  • 2011. Coldplay respaldó la canción Freedom for Palestine publicando un enlace al vídeo. En menos de un día se publicaron 12.000 comentarios donde la gran mayoría amenazaban con boicotear a la banda y se creó un grupo de Facebook que exigió una disculpa a Israel. El enlace a la canción fue finalmente eliminado de su muro de Facebook, pero realmente no fue eliminado por ellos, sino por Facebook después de que miles de personas (y publicaciones generadas por computadora) lo reportaron como “abusivo".

  • 2014. En noviembre, Chris se unió al grupo benéfico Band Aid 30, actuando junto a los actuales artistas pop británicos e irlandeses en la última versión del tema Do They Know It's Christmas? para recaudar dinero para la crisis del Ébola en el oeste de África

  • 2016. En junio, la banda apoyó el referéndum sobre la adhesión del Reino Unido a la Unión Europea, Vote Remain.

  • 2017. El 4 de junio, Coldplay actuó en el concierto benéfico de One Love Manchester para las víctimas del atentado del Manchester Arena de 2017.



  • 2018. Coldplay contribuyó al Plastic Oceans Album de Artists' Project Earth (APE), que se publicó el 20 de febrero de 2018 en la Cumbre sobre la Crisis de los Plásticos Oceánicos en Londres con el motivo de aumentar la concienciación y los fondos destinados a contrarrestar la contaminación plástica del océano.

  • 2020. Chris ha sido uno de los principales artistas involucrados detrás de la campaña de One World Together at Home de Global Citizen debido a la pandemia por COVID-19.



Sin mayores rodeos, Coldplay ha recibido 109 premios de 252 nominaciones, de los cuales destacan:


  • 27 nominaciones de los Brit Awards, ganando el premio al Mejor Álbum Británico tres veces y al Mejor Grupo Británico cuatro veces.

  • 7 premios Grammy de 29 nominaciones (o 34 incluyendo sus reconocimientos como solistas).

  • 13 premios MTV, incluyendo 6 MTV Video Music Awards de 20 nominaciones, y 7 MTV Europe Music Awards de 26 nominaciones.

  • 3 World Music Awards.

  • 6 Billboard Music Awards.

  • 6 Q Awards de 20 nominaciones



 


Conclusión.


Pocas bandas han logrado lo que Coldplay ha conseguido, sin lugar a duda, es la banda británica más seguida en la actualidad y el gran mérito de ello es que han podido conseguirlo a base de la constancia en su trabajo.


Lo que nacería siendo solo un sueño para ellos, crecería en una realidad la cual marcó la vida de millones de personas alrededor del mundo. Así de simple.


Chris, Jonny, Guy, Will y Phil, gracias por haber creído en ustedes y compartirnos una felicidad auténtica en nuestras vidas.


(Por cierto, olvidé que fueron los encargados del show de medio tiempo en el Super Bowl 50°, haha, así de grande es Coldplay, amigos)

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page